El email marketing es uno de los canales de comunicación más eficaces para conectar con tus clientes potenciales. Ya hablé de ello en el artículo de mi agencia ConvertClick sobre las 3 razones para implementar email marketing en tu empresa, y últimamente es uno de los servicios que más me solicitan las empresas con las que trabajo.

Pero a la hora de evaluar nuestras campañas de email marketing, es importante que conozcamos detenidamente las causas por las que los emails que enviamos no llegan correctamente a nuestros clientes.

En el blog de la agencia en la que colaboro, ConvertClick, podéis ver un post con recomendaciones para no acabar en la bandeja de spam. Y aquí, como continuación de ese mismo post, voy a hablar de los rebotes de emails, o bounces, como se les conoce en email marketing.

¿Qué es un bounce en email marketing?

Un bounce tiene lugar cuando tu servicio de email marketing intenta enviar un correo a un usuario determinado de tu base de datos, pero por diversas razones no consigue realizar el envío.

Todos los bounces son oportunidades perdidas de llegar a un cliente potencial, por lo que debes tenerlos en cuenta, analizar su causa, y tomar las medidas oportunas para que no vuelvan a ocurrir.

¿Qué tipo de bounces hay?

Soft y Hard Bounces

Un soft bounce, o rebote suave, tiene lugar cuando las razones para rechazar la recepción del email son temporales. En estos casos, tu servidor de correo intentará realizar el envío unas cuantas veces más, y si finalmente no consigue entregarlo, lo categorizará como hard bounce.

Por tanto, un hard bounce, o rebote duro, es la imposibilidad de realizar el envío a un correo determinado, ya sea por haberlo intentado varias veces, o porque desde el principio el email fue rechazado por el receptor.

Recipient bounces

Los recipient bounces o rebotes del receptor pueden ocurrir por dos motivos:

  • El email nunca ha sido válido: el suscriptor escribió mal su email o directamente usó un email falso
  • El email fue válido en algún momento, pero ya no existe: es el caso, por ejemplo, de correos corporativos que se eliminan cuando esa persona abandona la compañía.

Content bounces

Los content bounces, o rebotes de contenido, indican que el servidor de correo del receptor, o su servicio anti-spam, han determinado que el contenido de tu email es sospechoso.

Las razones para considerar tu correo como sospechoso pueden ser muchas, pero el servidor de correo no te las hará saber, ya que si te las dijera, podrías corregir el error y enviar el correo a toda costa.

Aun así te puedo decir unas cuantas razones por las cuales un email puede ser objeto de estos content bounces:

  • Algún enlace que has incluido en el email es de un sitio sospechoso
  • No has incluido suficiente texto en el email
  • El texto de tu email se parece mucho a otros emails anteriores que los usuarios han marcado como spam
  • Tu email está plagado de errores gramaticales y ortográficos, o tu email tiene pinta de poco profesional

Reputation bounces

Los reputation bounces, o rebotes de reputación, ocurren cuando algún sistema entre tu servidor de correo y el del receptor te califica como un remitente de mala reputación, y rechaza el envío del email.

Esta mala fama te puede venir por culpa de tu dominio, de la IP que utilizas o has utilizado alguna vez para los envíos, por la reputación del servicio de email marketing que utilizas, o por cualquier enlace que incluyas en tu email.

Es uno de los bounces más peligrosos, y a los que más atención le debemos prestar, ya que es la prueba de que cualquier acción pasada que hagamos puede tener repercusiones en los próximos envíos de email que hagamos.

¿Cómo puedo saber más sobre los bounces en mis campañas?

Todo depende del proveedor de email marketing que tengas, y de las funcionalidades que incluya en sus informes de campaña.

Hay algunos que proporcionan información detallada sobre cada bounce que se produce, mientras que otros sólo te indican el número de bounces que ha tenido la campaña en general, sin especificar el tipo de bounce de cada email.

En cualquier caso, la mayoría de los proveedores ofrecen la posibilidad de preguntar a través de sus tickets al servicio técnico sobre el tipo de bounce de un determinado email, por lo que puedes utilizar ese servicio si tienes alguna duda sobre un bounce en concreto.

¿Qué debo hacer con los bounces de mis campañas?

Antes de tomar cualquier acción con respecto a los rebotes de nuestras campañas, debemos categorizar esos rebotes en alguno de los 5 tipos mencionados anteriormente.

Esto lo haremos accediendo al informe de las campañas enviadas, si nuestro proveedor nos ofrece dicha información, o preguntando directamente al servicio técnico para que nos diga los códigos de error que han tenido lugar, o al menos los más frecuentes.

En esta tabla podéis ver los tipos de bounces que hemos descrito en este artículo, junto con los códigos más frecuentes con los que suelen aparecer, y la recomendación de qué hacer en cada caso:

[table id=1 /]

Análisis de bounces: método para optimizar tu email marketing

Echando un ojo de vez en cuando a los rebotes de tus campañas, y comprendiendo por qué tienen lugar te ayudará a tomar medidas que te ayuden a mejorar tu email marketing, y con ello, llegar a más gente.

En definitiva, las medidas se reducen a dos:

– Hacer limpieza de contactos inservibles de tu lista de contactos
– Realizar cambios en tus emails para lograr un contenido útil, profesional y libre de spam

Ambas medidas son muy bien vistas por los servidores de correo, y si las haces regularmente te ayudará a aumentar tu reputación como remitente de correos, con lo que podrás entregar tu mensaje con éxito a más clientes potenciales.

¿Alguna duda sobre el análisis de los rebotes de tus campañas de email? ¡Házmelo saber en los comentarios!

Categorías: Email Marketing

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto
En cumplimiento con Ley 34/2002, de servicios de la sociedad de la información te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies. Más información